14/11/2018 3 minutos
  • Esta patología ha sufrido una tendencia ascendente en las dos últimas décadas en nuestro país
  • Mejorar el estilo de vida y frenar el sedentarismo son algunas de las medidas para paliar las consecuencias de esta enfermedad

Un 8,5% de la población adulta en el mundo tenía diabetes en 2014, según los últimos datos recopilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto supone un aumento de casi cuatro puntos porcentuales respecto a la prevalencia de esta enfermedad tres décadas atrás. Además, según las estimaciones de dicho organismo, la diabetes será la séptima causa de mortalidad en 2030.

En España, la prevalencia de esta enfermedad en la población adulta ha tenido una evolución ascendente: en la actualidad, el 7,8% de los adultos tiene diabetes frente al 4,1% que la padecía en 1993, según los datos de la Encuesta Nacional de Salud 2017 del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Prevalencia de diabetes en España-Data SaludLa diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La doctora Laura Guerrero Casanova, del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, comenta que existen muchos tipos de diabetes pero apunta que las más comunes son la diabetes tipo 1, desarrollada a causa de una enfermedad autoinmune, es más frecuente en niños y su único tratamiento es la insulina; la diabetes tipo 2, es más característica de la población adulta como consecuencia de un exceso de peso o de falta de actividad física y se puede tratar con fármacos orales, inyectables o insulina; y la diabetes gestacional, diagnosticada durante el embarazo y que en la mayoría de los casos desaparece tras el parto.

Según la doctora Guerrero, esta enfermedad se diagnostica mediante una prueba de sangre, ya que “la mayoría de las veces el paciente no tiene síntomas”, aunque en algunas ocasiones se presentan rasgos como un aumento de la frecuencia al orinar, beber mucha agua, un aumento del apetito o pérdida de peso. La doctora comenta que, en esta situación y con niveles de azúcar en sangre superiores a 200 mg/dl, el paciente será diagnosticado de diabetes.

A pesar de los pocos indicadores que demuestran la presencia de la enfermad, esta, en cambio, sí tiene consecuencias serias en la salud. Según la endocrina de Sanitas, “la diabetes puede dañar numerosos órganos como los ojos, puede provocar ceguera; el riñón, ya que puede causar insuficiencia renal; o los nervios al provocar pérdida de la sensibilidad (por ejemplo, el llamado ‘pie diabético’, que implica la falta de sensibilidad en los pies y la posible aparición de yagas y úlceras que hay que tratar). También puede afectar al sistema cardiovascular, lo que puede provocar infartos cardiacos o accidentes cerebrovasculares”, explica la doctora Guerrero.

La obesidad, el principal factor para desarrollar diabetes

El incremento de la obesidad es uno de los principales factores desencadenantes de la enfermedad, según apunta la especialista del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja. En el caso de la diabetes tipo 2, la edad también es un factor determinante en la aparición de la enfermedad. El sedentarismo o los malos hábitos dietéticos se suman también a las causas determinantes de esta patología crónica.

En este sentido, la OMS señala que se pueden llevar a cabo medidas simples relacionadas con el estilo de vida, que son eficaces para prevenir la diabetes de tipo 2 o incluso para retrasar su aparición como, por ejemplo, alcanzar y mantener un peso corporal saludable; mantenerse activo físicamente; seguir una dieta saludable, que evite el azúcar y las grasas saturadas; o evitar el consumo de tabaco.

A este respecto, la endocrina comenta que hay que tener en cuenta que la diabetes no desaparece, aunque en línea con la OMS señala que en el caso de la diabetes tipo 2 “si el paciente logra una pérdida de peso y mejora sus hábitos de estilo de vida puede llegar a tener niveles normales de glucosa sin precisar medicación”. Afirma además que “normalizar los niveles de glucosa en sangre es muy importante ya que significa evitar o retrasar la enfermedad y sus complicaciones”.

La doctora Guerrero también apunta que el ejercicio es un buen aliado en el día a día del enfermo de diabetes. “Frenar el sedentarismo mediante la incorporación del ejercicio de forma programada y del aumento de la actividad diarias gracias a hábitos como subir escaleras en lugar de coger el ascensor o caminar en lugar de utilizar el transporte son algunas de las medidas que se pueden tomar para paliar los daños derivados de la enfermedad”, señala la endocrina de Sanitas.


Descarga la información relativa a este artículo

14/11/2018 GRÁFICO PREVALENCIA DE DIABETES EN ESPAÑA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *